Seguidores

lunes, 11 de junio de 2018

Restitutio ad integrum

...apoyo mis manos sobre tus hombros, para balancearme suavemente sobre ti, y rozar tu polla entre mis piernas, mojándote, endureciéndote y notando tu empuje y roce contra mi clítoris, entierro mi cara en tu cuello, entre risas muerdo y lamo tu piel, y clavo las uñas , cuando de golpe agarras mis caderas con tus manos, y te clavas profundamente en mi, un grito ahogado en mi garganta seguido de un gemido de placer, me obligas a montarte, despacio, me muevo sobre ti, sintiendo como casi sales de mi completamente, y volviendo a golpear fuerte en mi, giro la cadera en círculos para sentirte completamente, y reír de nuevo, temblando sobre ti, noto tu impaciencia para que me mueva más rápido sobre ti, tus manos aprietan mis tetas, y bajan por mi espalda para apretar mi culo, e incitarme  aun más, me llevas a un ritmo frenético, tus piernas se empapan de mi, y sientes tu polla apretada en mis orgasmos, me tiras bruscamente sobre el sofá, apunto de correrte, me desespero, casi ruego

- sigue tocándome...
- voy a correrme sobre ti, ¿correcto?
- si, donde quieras, pero tócame, por favor

Te ríes, y pones una mano sobre mi, frotándome e introduciendo dos dedos, te veo apretar tu polla fuerte, y venirte sobre mi, derramándote sobre mi tripa y salpicando mis manos y mis tetas al intentar incorporarme para agarrarte, lamo mis dedos mirándote y sonriendo de medio lado, tus dedos aun están dentro de mi, cojo tu mano, y paso tus dedos empapados recogiendo tu semen en ellos, y buscando tus dedos con mi lengua, relamiéndote, dejando tu mano limpia, busco tu boca y tiro de ti contra mi, besándote con hambre voraz, como si aun no hubiese tenido suficiente de ti, me encanta sentir tu cuerpo sobre mi,aprieto fuerte el abrazo y aprecio tus manos en mi cuello, apretando con una de ellas, y tirando de mi pelo con la otra, separando el beso en un momento, y haciéndome gemir de nuevo...

- ¿aun quieres más?
- siempre
- tendrás que dejarme recomponerme (ríes), eres insaciable
- quizá, pero no se ve que tengas muchas objeciones con ello
-(pones tu mano sobre mi cuello, casi ahogándome, y besándome con fuerza, y me miras sonriendo), ninguna, amore, sólo déjame un tiempo, y puedes dejarme seco.
- por supuesto, ( río, y me muevo debajo de ti , para dejarte a ti  tumbado sobre tu espalda, y quedar a horcajadas sobre ti, alcanzo de la mesa las toallitas para limpiarme, y limpiarte a ti, aprovechando para deleitarme mirándote), ahora aprovechare para dejarte descansar un poquito, recorrer tu cuerpo con mis manos, quizá despiertes de nuevo.
- también puedes utilizar cualquier parte de tu cuerpo y tu boca para sentirme, no me quejare...


1 comentarios:

karmen nebel dijo...

Está muy bien redactado y confieso que me he puesto cachonda como una perra!!! ����

Por cierto, vivan las toallitas que nos sacan de todos los apuros xD

Publicar un comentario